Heriberto Cruz musica a Benedetti en la Casa de Colón

La Casa de Colón dedicó su tradicional altar de Día de Muertos al escritor Mario Benedetti, coincidiendo con el centenario de su nacimiento (1920-2009). El pasado día, 2 de noviembre, a las 19:00 horas, el citado museo que gestiona la Consejería de Cultura del Cabildo, honró al poeta uruguayo con un recital de poesía y música, en el que el alumnado de la Facultad de Filología de la ULPGC realizó una lectura de poemas, acompañados por las melodías de los músicos Heriberto Cruz, Ana Cabrera y David Araña.

Heriberto Cruz, en esta ocasión, puso música y voz a los poemas «Amor, de tarde» y «No te salves» del autor Uruguayo.

 

Amor, de tarde

Es una lástima que no estés conmigo
cuando miro el reloj y son las cuatro
y acabo la planilla y pienso diez minutos
y estiro las piernas como todas las tardes
y hago así con los hombros para aflojar la espalda
y me doblo los dedos y les saco mentiras.

Es una lástima que no estés conmigo
cuando miro el reloj y son las cinco
y soy una manija que calcula intereses
o dos manos que saltan sobre cuarenta teclas
o un oído que escucha como ladra el teléfono
o un tipo que hace números y les saca verdades.

Es una lástima que no estés conmigo
cuando miro el reloj y son las seis.
Podrías acercarte de sorpresa
y decirme «¿Qué tal?» y quedaríamos
yo con la mancha roja de tus labios
tú con el tizne azul de mi carbónico.

 

No te salves

No te quedes inmóvil
al borde del camino
no congeles el júbilo
no quieras con desgana
no te salves ahora
ni nunca
no te salves
no te llenes de calma
no reserves del mundo
sólo un rincón tranquilo
no dejes caer los párpados
pesados como juicios
no te quedes sin labios
no te duermas sin sueño
no te pienses sin sangre
no te juzgues sin tiempo

pero si
pese a todo
no puedes evitarlo
y congelas el júbilo
y quieres con desgana
y te salvas ahora
y te llenas de calma
y reservas del mundo
sólo un rincón tranquilo
y dejas caer los párpados
pesados como juicios
y te secas sin labios
y te duermes sin sueño
y te piensas sin sangre
y te juzgas sin tiempo
y te quedas inmóvil
al borde del camino
y te salvas
entonces
no te quedes conmigo.

 

 

 

 

Vídeo completo del acto:

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *